Archivo de la categoría: Sin categoría

Ciclo 04 S02: Basura ubicua

Ilana Boltvinik y Rodrigo Viñas, intregrantes del Colectivo TRES, serán los protagonistas del próximo encuentro de nuestro Laboratorio, el próximo martes 18 de octubre a las 13.00 horas (Sala de Cine de la Universidad del Claustro de Sor Juana). En él nos presentarán los resultados de sus recientes investigaciones en Hong Kong,  tras la concesión del prestigioso WYNG Master Award. Ilana y Rodrigo nos hablarán de Ubiquitous Trash, un proyecto donde indagan sobre el significado de la basura  en un entorno global, marcado por una producción masiva que también genera canales masivos de desecho. ¿Qué signos se ocultan en la basura?, ¿quién la produce y dónde acaba?, ¿cuales son los desplazamientos de la basura y cómo expresan los procesos económicos y sociales globales? serán algunas de las preguntas que abordaremos en su charla.

14681616_1160509503994904_3435716882704226053_n

Anuncios

Ciclo 03 S01: Acta informal

Para el encuentro “Transitar la ciudad” contamos con la voz y la mirada de Ana Álvarez, creadora de Citámbulos, e Iván de la Lanza, director de Cultura, Diseño e Infraestructura ciclista de SEDEMA.

thumbnail_20160525_142009

La sesión estuvo dividida en dos partes. En la primera de ellas nuestros invitados nos compartieron sus experiencias de investigación y trabajo con la ciudad a partir de las siguientes preguntas rectoras: ¿Qué preguntas se hacen para trabajar con la ciudad? ¿Cómo interactúan con los diferentes actores que intervienen en sus acercamientos? y ¿Cuáles son las diferencias entre lo que pensamos que es la ciudad y lo que realmente sucede en ella?

Desde su experiencia en Citámbulos, Ana Álvarez nos compartió su propuesta de tránsito por la ciudad: una invitación a poner en paréntesis nuestra experiencia mecanizada  y emprender una apropiación consciente, modificando la mirada sobre el espacio que ocupamos día a día. No se trata sólo de transitar la ciudad, sino de “leerla” con todos los sentidos, así como convocar nuevas experiencias perceptivas y reflexivas que produzcan un recorrido creativo y compartido. Tal fusión con el entorno, insistió, también nos compromete con una dimensión política de la ciudad: la experiencia urbana sería un modo de ejercer la democracia al habitar y dotar de contenido el espacio público.

Por su parte, Iván de la Lanza hizo hincapié en los nuevos paradigmas de movilidad y uso del espacio público que deben ganar terreno en la ciudad, con la bicicleta como uno de los síntomas de las transformaciones deseables. La noción de tránsito se convierte así en un escaparate de nuestra noción de comunidad, además de una invitación a modificar conductas y derribar barreras de diálogo y acceso igualitario al espacio público. Desde su mirada integral a las redes de movilidad de la ciudad, Iván propuso que un tránsito fluido y amable con el entorno genera, a su vez, entornos amables y recuperados para la práctica de la ciudadanía.

portada-catalogo

La segunda parte del encuentro transcurrió como un conversatorio con el público asistente  organizado en torno a tres ejes:

a. ¿De qué herramientas echas mano para estudiar y acercarte a la ciudad?

b.  ¿Qué noción de ciudadanía generan los diferentes tránsitos y formas de movilidad?

c.  Lo común y la comunidad: ¿Cómo hacer ciudad?

A partir de ellos reflexionamos en torno al espacio público como un espacio atravesado por la palabra, es decir, de diálogo transversal, que además es portavoz de las dinámicas que rigen sobre la comunidad que lo habita.  Un diálogo que se materializa, además, en los diferentes objetos que lo transitan, ya sea nuestro propio cuerpo, o las patinetas, bicicletas, coches o transportes públicos que utilizamos, todos ellos capaces de entablar una comunicación entre sí y a su vez trasladar mensajes diversos. En este sentido, el modo de desplazarse genera también miradas particulares y propuestas de vida en común, también su negación.

image14En definitiva, se trata de generar cohesión ciudadana  implementando nuevas relaciones con nuestro entorno, algo que pasa tanto por una modificación de hábitos cotidianos como por una mejora en las estructuras urbanas. El proceso, sin duda, es sinérgico, entendiendo que ambas dinámicas colaboran entre sí o, al contrario, pueden producir procesos de anomia. De aquí que  pensáramos como “revolucionarias”, o propias de una determinada postura cívica, ciertas batallas del día a día por formas de conducta que implican una transformación del espacio público hacia fórmulas de comunicación y respeto mutuo.